Yoga para Niños

¿Qué hacemos en las clases de Yoga para Niños?

A las clases de Yoga venimos a divertirnos y también a relajarnos, para aprender la disciplina del Yoga de una forma amena y amigable para los niños.

En las clases se enseña la práctica de yoga mediante distintos tipos de juegos. Aprenderán un amplia variedad de posturas, técnicas de respiración y prácticas de meditación y mindfulness. Todo ello a través del juego, cuentos, etc.:

  • Calentamos el cuerpo mediante el baile y ejercicios que nos ayudan a crear conciencia corporal.

  • Practicamos posturas a través del juego o dejándonos llevar por la magia de un cuento.

  • Aprendemos diferentes prácticas de respiración y vemos cómo algunas nos energizan, otras nos calman y otras nos equilibran: así las podemos aplicar fuera de clase cuando lo sintamos necesario.

  • A través de las prácticas de meditación y mindfulness, aprendemos a prestar más atención a nuestros sentimientos y emociones y a dirigir nuestra energía hacia el interior.

  • También a veces creamos asambleas para hablar sobre valores como el respeto, el amor, la generosidad, la empatía, etc; y también sobre las emociones.

  • Hacemos manualidades con mandalas, etc.

¿Quieres saber los beneficios que nos aporta esta práctica? ¡Sigue leyendo!

¿Qué beneficios tiene la práctica de Yoga Infantil?

Muchos son los beneficios que aporta el Yoga a nivel Integral (físico, mental, emocional). Los niños especialmente pueden beneficiarse muchísimo a través de esta práctica para ayudarles desde una edad temprana a crecer y madurar con una mayor conciencia emocional, una mayor confianza en sí mismos, una relación más equilibrada y armoniosa consigo mismos y con el mundo que les rodea y consiguiendo paz interior.  Por enumerar algunos de sus beneficios, ¿qué les aporta el Yoga a los niños?

A nivel físico:

  • Les ayuda a movilizar la energía y a eliminar tensiones.

  • Desarrolla la coordinación, equilibrio, flexibilidad, fuerza.

  • Estimula el desarrollo de la motricidad gruesa y fina.

  • Mejora la postura corporal.

  • Crea una mayor conciencia del cuerpo.

  • Expande la capacidad respiratoria.

A nivel mental:

  • Desarrolla su capacidad de atención, potenciando la concentración, la agilidad mental y la memoria.

  • Fomenta la creatividad y la imaginación.

  • Calma y aclara la mente.

A nivel emocional:

  • Fortalece su autoestima y la confianza en sí mismos.

  • Aprenden a relajarse ante situaciones difíciles y estresantes.

  • Calma el sistema nervioso, liberando estados de ansiedad, tensión, estrés.

  • Conectan con su fuerza interior y les ayuda a levantar el ánimo.

  • Mejor relación consigo mismos y con su entorno.

  • Desarrolla la empatía y la tolerancia.

  • Aprenden a reconocer las emociones y pueden afrontarlas desde una mayor calma.

 

¿Para qué edades son las clases de Yoga para Niños?

Estas clases se plantean desde la etapa de Infantil hasta la etapa de Primaria. Por tanto, pueden disfrutar de estas clases los niños desde los 2-3 años hasta los 12 años. Como puedes ver en el horario, tenemos un grupo para los niños de Infantil y otro para los niños de Primaria.

*A partir de los 12 años si quieren continuar practicando yoga quizás puedan seguir un año más en Yoga para Niños o probar las clases de Hatha Yoga para adultos. A partir de esa edad, un niño que haya estado practicando durante un tiempo podría estar preparado para atender las clases de adultos siempre y cuando esté motivado para continuar con su práctica de Yoga.

¿Pueden asistir los padres a las clases?

En general, a estas clases sólo vienen los niños. En contadas excepciones, se puede valorar la necesidad de que vengan los padres.

En caso de niños con necesidades especiales sí sería recomendable la presencia de la madre o padre.

Mas adelante se organizarán talleres de Yoga en Familia... ¡¡y ahí sí que todos seremos bienvenidos en clase y será muy divertido!!

Aquí puedes consultar los horarios y precios de Yoga para Niños.

GST DACAR 077-02.jpg